Semillas de Chía, un poderoso superalimento

Te invitamos a descubrir junto a nosotros las valiosas semillas de chía, que con una sola cucharada era capaz de mantener a los guerreros aztecas en pie durante todo el día. ¿Qué es la chía y cuál es su origen? La  chía conocida también como Salvia Hispánica L (nombre científico), es una planta de clima tropical […]

Rate this post

Te invitamos a descubrir junto a nosotros las valiosas semillas de chía, que con una sola cucharada era capaz de mantener a los guerreros aztecas en pie durante todo el día.

¿Qué es la chía y cuál es su origen?

La  chía conocida también como Salvia Hispánica L (nombre científico), es una planta de clima tropical que tiene su origen en México, Guatemala y Bolivia aunque en la actualidad su cultivo se ha difundido por el mundo. Se tiene referencias de que se utilizó por primera vez como alimento en el año 3500 a.C. De su fruto color violeta se extraen las semillas que son utilizadas como alimento desde hace miles de años. Las semillas de chía tienen forma ovalada y son muy pequeñas. Aproximadamente miden 1.5 mm de ancho y 2mm de largo. Su color es variable, puede ser blanco, pardo, negro o moteado. Estas semillas poseen un sabor muy suave y son después del lino el alimento vegetal más rico en Omega 3.

Continúa con nosotros y podrás descubrir sus propiedades al detalle y además podrás aprender para que puede servir la chía.

Conoce los sorprendentes beneficios de la Chía para la SALUD de tu cuerpo y tu mente.

Si existe un alimento capaz ayudar a que te  sientas con una salud de hierro es la chía. Esto se debe a las milagrosas propiedades de estas semillas, es por eso que queremos contarte los beneficios que posee y que han hecho que estén en nuestra preferencia y después de conocerlos te aseguramos que estarán también en la tuya.

  • Ayuda con la diabetes: por su alto contenido en fibra, regula la absorción de los azúcares y además contiene hidratos de carbono complejos (bajo índice glucémico) que favorece la estabilidad de los niveles de azúcar en sangre. Además su contenido en omega 3 y otros antioxidantes previenen complicaciones derivadas de la diabetes.
  • Previene la anemia: aporta ácido fólico y hierro combinándolo con vitamina C que favorece la absorción del hierro por lo que previene anemias y favorece la recuperación de la misma.
  • Sirve para el estreñimiento y la diarrea: su alto contenido de fibra y mucílagos lo hace un extraordinario regulador del tracto intestinal. En caso de estreñimiento puede tomar de 2 a 4 cucharaditas mezcladas en un vaso de agua diario, por el período de una semana y luego reducir a 1o 2 cucharaditas cada día.
  • Previene la osteoporosis: su alto contenido en calcio y fosforo favorece la remineralización ósea por lo que es un buen alimento para prevenir la osteoporosis o evitar su avance.
  • Previene enfermedades cardiovasculares: la chía posee un alto contenido de omega-3 y de fitoesteroles como el beta-sitosterol. Gracias a esto favorece la reducción de colesterol total, LDL (más conocido como colesterol malo) y triglicéridos. Además de estos componentes también tienen poder antioxidante que actúa sobre la formación de la placa de ateroma evitando que se oxide y disminuyen la agregación plaquetaria consiguiendo mantener los vasos sanguíneos libres de obstrucciones.  El contenido de fibra de la chía también ayuda a eliminar el colesterol que tomamos en la dieta diaria por las heces sin ser absorbido y arrastra sales biliares que intervienen en la digestión eliminando más colesterol. Las semillas de chía también favorecen la regulación de la tensión arterial, para lo que podemos apoyarnos en la ingesta de 2  cucharaditas mezcladas con yogurt, batidos o añadiéndolo a  las comidas dos o tres veces al día.
  • Fortalece el sistema inmunológico: la chía fortalece nuestro sistema inmunológico por tanto nos protege a la hora de enfrentar las inclemencias medioambientales y las enfermedades. Nos hace más resistente ante los refriados y las gripes.
  • Calman el dolor en las articulaciones: semillas de chía pueden convertirse en tus aliadas si te duelen las articulaciones. Los ácidos grasos omega 3 contenidos en estas semillas proporcionan propiedades antiinflamatorias, por lo que si consumes chía todos los días podrás notar que se reduce notablemente el dolor en las articulaciones.
  • Tienen propiedades depurativas: las semillas de chía ayudan a eliminar líquidos y toxinas, regulan la flora intestinal, previenen la oxidación celular y benefician a otras tantas funciones que nos mantienen bien por dentro y hacen que se note por fuera.
  • Son una fuente importante de energía: las semillas de chía están hechas para todo aquel que desee mantenerse activo y enérgico durante buena parte del día. Contienen el doble de potasio que el plátano y dos veces más proteínas que cualquier verdura. También puede ser una opción excelente para eliminar los batidos de proteínas pos gimnasio ya que además de aportar energía tienen la propiedad de regenerar los tejidos dañados.
  • Son ideales para ADELGAZAR: las semillas de chía te ayudaran a encontrar el peso ideal. Gracias a la fibra que contienen ayudan en el proceso digestivo y además proporcionan una sensación de saciedad que limitan la necesidad de comer. Además al entrar en contacto con el agua forman una capa hipocalórica que hace que aumente su peso diez veces más dentro del estomago, que también anula el hambre. Con las semillas y algunos alimentos saludables que puedes combinar con ellas puedes obtener alimentos deliciosos que seguro te llevaran a tu peso ideal en menos tiempo del que tu eres capaz de imaginarte. Pero te recordamos que los alimentos por si solos no nos hacen bajar de peso, es la forma de consumirlos y la cantidad lo que puede ser nuestra principal arma en este sentido.

¿Existen contraindicaciones en el consumo de las semillas de chía?

Es muy posible que después de leer todos los beneficios que pueden aportarnos las semillas de la chía quieras comenzar a consumirlas en todos los alimentos y en grandes cantidades. Pero es bueno tener en cuenta que todo producto puede tener contraindicaciones a pesar de ser un producto tan saludable como es la chía.

Por esta razón te recomendamos prestar atención a los posibles efectos secundarios que las semillas de la chía pueden producir en nosotros debido a su alto consumo, que de hecho pueden no ser los mismos en cada persona.

  • Como la chía tiene mucha cantidad de fibra puede producir diarrea, hinchazón abdominal y exceso de gases intestinales. Estos problemas gastrointestinales pueden afectar nuestro cuerpo.
  • Debido a su alta concentración de ácidos grasos omega-3 el consumo de la chía puede disminuir drásticamente la presión arterial y hacer la sangre más ligera o menos espesa. Es por eso que si padeces de presión arterial baja o tomas algún anticoagulante debes tener cuidado en la ingesta de la chía y preferentemente consulta un medico antes de hacerlo.
  • No suele ser común pero puede darse el caso de alguna alergia en el consumo de las semillas de chía. Los síntomas de la alergia de la semilla de chía pueden incluir erupciones, urticaria y ojos llorosos. También puede producir dificultad para respirar, vómitos, diarrea e inflamación de la lengua.
  • A pesar de que todavía no se ha demostrado como afectan las semillas de chía en las mujeres embarazadas, la mayoría de las autoridades sanitarias aconsejan evitar la ingesta de semillas de chía durante el embarazo y la lactancia. Es mejor precaver hasta que las investigaciones prueben lo contrario.
  • Es recomendable evitar el consumo de la chía en casos de personas con operaciones recientes en el estomago, colon o intestinos, debido a que la chía puede alcanzar hasta 27 veces su tamaño al interactuar con los líquidos dentro del organismo y pueden causar daños en esas zonas.

¿Cómo consumir las semillas de chía? Formas de prepararla.

Las semillas de chía no requieren de una preparación especial, no deben cocinarse, basta con remojarlas durante aproximadamente 15 minutos y ya están listas para ser consumidas. Pueden remojarse en agua hervida, agua mineral sin gas o de la pila. Luego del remojo se notará que se formó una sustancia gelatinosa, la cual debe tomarse junto con las semillas.

Algunas personas también prefieren moler las semillas de la chía para consumirlas. En este caso deben colocarse secas (sin remojar) en la licuadora o en un molino de café para ser molidas.

Otra forma de consumir las semillas de chía es mezclándolas con mermelada, con yogurt descremado, con la comida o incorporadas a la masa cuando se hornea pan.

En ensaladas con verduras frescas o también sobre los postres puede consumirse la chía para aprovechar todo su valor energético.

Para enriquecer el pan rallado también podemos usar las semillas de la chía,  de esta manera le estarás dando un valor nutritivo mayor y además puede producir un cambio en el sabor.

El cultivo de la chía. ¿Cómo hacerlo?

La planta de chía crece bien en suelos con una fertilidad moderada, incluso en aquellos que puede llegar a ser arenosos. Es tolerante a la acidez de los suelos. Pero como ya habrás imaginado la planta de la chía crece mucho mejor en los suelos que presente una buena fertilidad. En cuanto al nivel de humedad, la chía es también tolerante  a la sequía, no necesitando de muchas lluvias para su crecimiento y posterior desarrollo. Tampoco le afectan las lluvias abundantes, con la excepción de la época de floración donde de ocurrir fuertes lluvias pueden ocasionar un lavado de las flores, teniendo como consecuencia el aborto de las mismas.

La preparación del suelo se puede hacer en forma convencional con arado y pase de grada o con una labranza mínima para la siembra directa, que es lo más recomendable pues contribuye a la conservación de los suelos. Para la siembra directa, se prepara el suelo, se abren pequeños surcos y se depositan las semillas de chía de manera superficial pues las semillas son muy pequeñas con un tamaño de 2 a 3 milímetros. La siembra se hace a chorrillo colocando en un metro lineal de 20 a 25 semillas y dejando 60 cm entre hileras como marco de siembra. Para una hectárea con 2kg de semillas es suficiente aunque puede que lleguemos a utilizar hasta 3kg.

La época de siembra se adelanta a los meses  de diciembre y enero, el crecimiento de las plantas de chía puede llegar a 1.70m y en ocasiones hasta los 2m de altura. En cambio si se siembra en los meses de febrero, marzo o abril la altura puede ser inferior no sobrepasando el metro. Después de la siembra, la planta puede sufrir el ataque de hormigas, pues estos insectos gustan de la semilla de la misma. Cuando ocurre el brote la chía es muy similar a la malva, posee dos cotiledones que también pueden ser víctimas del ataque de las hormigas.

Referente a los cuidados culturales, el cultivo de la chía necesita del control de malezas, el número de veces depende de la capacidad de enyerbamiento del suelo. Para el control de hormigas e insectos cortadores, se pueden usar algunos productos naturales, como el caldo biosulfocálcico, bioferitser, que son   insecticidas y fertilizantes a su vez. Se trata de un rubro que no requiere de la aplicación de agrodefensivos, dado que el ataque de plagas es mínimo para no decir que es casi nulo.

Para su cosecha el corte de las plantas se inicia alrededor de los cuatro meses de la siembra, de acuerdo con el estado de madurez de las mismas. No conviene excederse mucho de este tiempo, porque si se dejan más tiempo, las semillas maduras se caen al suelo. Como la cosecha es intensiva y en pequeñas superficies se realiza de forma manual, con machete, conviene hacer el corte por la mañana hasta las 9 am.  Esto se debe a que si se hace más tarde con el golpe de corte se puede caer las semillas y disminuir el rendimiento de la plantación.

Las semillas de la chía se desarrollan en ramilletes, que normalmente siguen floreciendo, pero queda un 20 por ciento del largo del ramillete que se mantiene en estado vegetativo (verdoso). Esto puede ser un indicador de cuando está listo el ramillete para ser cosechado. Cada ramillete está compuesto por varias cápsulas, cada una de las cuales contiene de 3 a 4 semillas. El rendimiento del cultivo de chía por ejemplo en Paraguay oscila por los 600 kg por hectárea, pero en algunas regiones de Argentina se han obtenido resultados hasta de 1600 kg/ha. El valor de estas semillas en el mercado internacional oscila entre los 1.5 a 2.20 dólares el kilogramo.

Hasta aquí lo que queríamos contarte sobre la chía  y sus semillas. Como has podido apreciar puedes encontrar en ella un aliado nutritivo e importante para mejorar tu salud y que además nos muy difícil de cultivar, incluso puedes hacerlo en tu propia casa. Te invitamos a contarnos tu opinión a través de tu comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *