Saltar al contenido
Guía de Alimentos Saludables

Cultivo de la planta de Maracuyá: Detalles

Cultivo de la planta de Maracuyá: Detalles 1

El cultivo del maracuyá durante los últimos años ha venido incrementándose en diferentes regiones y países debido a sus excelentes propiedades curativas y su inigualable sabor. Algunos países como Brasil y Colombia tienen en esta fruta uno de sus principales productos exportables.

A continuación, te ofreceremos las principales particularidades para su siembra, manejo y cuidado, así como plagas y enfermedades que suelen atacarla.

Características de la planta de Maracuyá

La planta de maracuyá es trepadora y perenne o lo que significa que puede permanecer verde todo el año. Puede lograr hasta 20 metros de longitud en casos extremos pero lo más común es que alcance entre los 8 y 10 metros de longitud con un tallo leñoso y rígido. Sus raíces son superficiales, el período de vida de las plantas de parchita alcanza alrededor de los diez años, aunque en ocasiones puede ser rebasado, pero debemos resaltar que en esos casos los niveles de producción suelen ser mucho menores.

Su fruto es una baya en forma de ovalo, en ocasiones redonda con pulpa comestible, puede llegar alcanzar hasta los 4 y 10 centímetros de diámetro y 70 gramos como peso promedio, aunque en algunas variedades pueden llegar a ser más grandes y pesadas. Se trata de un fruto jugoso y en ocasiones fibroso, sus semillas suelen ser pequeñas, puede encontrarse recubierta una cáscara gruesa, cerosa que no es apta para el consumo.

Cultivo de la planta de Maracuyá: Detalles 2
Fruto maduro de la planta de maracuyá

El color de su fruto en época de maduración varía en consecuencia de la variedad y en la región en que se esté originando, la más conocida son las de color amarillo, como la especie de Maracuyá Amarilla y Maracuyá Púrpura que representa un gran atractivo visual encontrándose en la mayoría de los mercados europeos.

Flor del maracuyá

Las flores, que reciben el nombre de «flor de la pasión» debido a la similitud de estas con la corona de espinas y los clavos de Jesucristo pueden llegar a medir hasta 10cm de diámetro y presentan una forma muy peculiar. Al final del pedúnculo que las sustenta y que brota de la axila de las hojas, hay tres brácteas más cortas que los sépalos, verdosas y de forma redondeada. Su cáliz lo conforman 5 sépalos y una corola con cinco pétalos.

Mirando desde un ángulo superior esta flor, tanto sépalos como pétalos se ven de un tamaño, forma y color blanquecino muy similar haciéndonos pensar que todos son pétalos. Si en cambio la observamos por detrás, diferenciamos mejor los sépalos, que lucen de un color más verdoso. Sobre los pétalos, descansa una corona o estrella formada por numerosos apéndices muy delgados, como si fuesen hilos de color púrpura, blanco y morado.

Cultivo de la planta de Maracuyá: Detalles 3
Flor de la planta de maracuyá

En el centro de esta estrella, sobresale hacia arriba el pistilo con tres estigmas de color púrpura que se asemejan a los tres clavos de Cristo en la cruz. Alrededor del pistilo vemos 5 estambres en posición casi horizontal.

Hojas del maracuyá

Te gustaría saber ¿cómo son las hojas maracuyá? Para responder la pregunta anterior podemos decirte que la pasionaria como también se le conoce presenta hojas alternas de gran tamaño, perennes, lisas y de color verde oscuro en la parte superior, siendo más claras en la parte baja de las mismas. En una misma planta podemos encontrar hojas no lobuladas cuando se empieza a desarrollar, y luego hojas trilobuladas, por el fenómeno de heterofilia foliar. Tienen peciolo y son palmeadas con lóbulos muy pronunciados.

¿Cómo cultivar el Maracuyá?

Control de plagas y enfermedades del cultivo de maracuyá

Para llegar a un control efectivo de plagas y enfermedades en las plantaciones de maracuyá primeramente debemos conocer ¿qué patógenos afectan a estas plantas? Entre los que podemos mencionar a las bacterias, hongos, nemátodos y virus donde algunos de ellos pueden causar pérdidas considerables en la producción de estas frutas. Donde todas las partes de la planta son vulnerables. A continuación, explicaremos de forma más detallada como identificar y controlar cada una de las posibles afectaciones de esta planta ya sea por plagas o enfermedades.

Control de plagas

Dione juno juno

Se trata de un insecto que en su estadio larval se alimenta de las hojas causando defoliación, atacando incluso los botones al inicio de la floración. Esta esta dura entre 19 y 27 días completándose su ciclo en 42 días aproximadamente, transcurrido este tiempo se inicia un nuevo ciclo. El control se puede hacer empleando Bacillus thuringiensis 25% solución al 0.1% 9.

Recomendado:  Maracuyá: 8 Beneficios de la Fruta de la Pasión

Chinche de patas de hoja

Es un insecto que ataca desde la etapa de ninfa hasta la adulta dañando tanto a los frutos como botones florales, estos se marchitan caen prematuramente y presentan pequeños puntos negros donde el insecto introdujo el estilete para succionar la savia.

Mosca de la fruta

Este insecto ocasiona el daño durante su etapa larvaria, los adultos dejan sus huevos en los frutos pequeños, a medida que la larva crece, se va alimentando de la pulpa, con la consiguiente pérdida del valor comercial de éste y posteriormente pueden caer. Para su control se recomienda recoger los frutos caídos y alejarlos de la plantación, así como aplicar azufre al suelo evitando el incremento de la plaga en las plantaciones.

Gusano del follaje – Dionea vanillae

Son larvas que permanecen aglomeradas y de esa forma devoran el follaje dejando solo las nervaduras. Entre las opciones que existen para ejercer control sobre esta plaga, están la recolección manual de las larvas.

Arañitas rojas – Tetranichus spp

Este ácaro se desarrolla en colonias, en el envés de las hojas en donde dejan una tela. El ataque inicialmente provoca manchas oscuras y a medida que avanza el daño se tornan bronceadas, se secan y caen. Las poblaciones de esta plaga son favorecidas por las altas temperaturas y la ausencia de lluvias. El control se puede realizar con los siguientes productos: Caldo sulfocálcico, Azufre en dosis de 5 cc/lt de agua, espólvoreos de azufre.

Ácaro blanco–Polyphagotarsonemus sp

En otros países se conoce como ácaro tropical y ataca a muchos cultivos. La hembra mide alrededor de 0.2 mm y es de color blanco a amarillo brillante, el macho es de menor tamaño. Los huevos son colocados por las hembras en el envés de las hojas, de forma aislada. Cuando ataca los brotes causa deformaciones de las hojas y nervaduras, volviéndolas retorcidas.

Las hojas no se desarrollan completamente, ocurriendo posteriormente un bronceado generalizado, principalmente en el envés, pudiendo provocar la caída de las mismas. El ataque a los brotes provoca una reducción en el número de flores con la consecuente caída de la producción. Las altas temperaturas y la estación seca favorecen su desarrollo por lo que es más común su ataque en esta época, además el agua actúa como un control natural. El control se realiza con los mismos productos que para la arañita roja.

Control de enfermedades

Entre las principales enfermedades que afectan las plantaciones de maracuyá encontramos:

Mal del talluelo: Pythium spp, Rhizoctonia solani, Rhizoctonia sp y Fusarium sp son 4 hongos que viven en el suelo provocan síntomas similares, solamente a través del laboratorio se puede hacer un diagnóstico certero. Atacan a nivel de vivero además de plantaciones jóvenes y adultas. La enfermedad es favorecida por los excesos de agua, falta de aire y luz. El hongo invade los tejidos del cuello, causando un estrangulamiento y una lesión necrótica, en este lugar la planta sufre un debilitamiento, provocando así un doblamiento provocando posteriormente la muerte. Para el control se recomienda primero evitar los encharcamientos de agua, ventilar el vivero, reducir la sombra para que penetre el sol.

Verrugosis o roña -Cladosporium herbarum: Es una enfermedad típica de los tejidos tiernos, aparece siempre en los brotes y frutos pequeños. En las hojas los síntomas se manifiestan como lesiones circulares de 3-5 mm rodeadas de un halo amarillo cuando inicia la enfermedad, pero después toda la lesión se vuelve de color rojizo. En las guías las lesiones son longitudinales, formando una ralladura color marrón asemejándose a una canoa.

En los frutos, los síntomas se inician como una decoloración de los tejidos, posteriormente se vuelven acuosos, luego con el secamiento de los tejidos aparecen lesiones en forma de verrugas. Internamente el fruto no sufre daño, limitándose la enfermedad a la parte externa de la cáscara. Un adecuado control químico por medio de productos cúpricos autorizados por las normas orgánicas podría ser efectivo para su control.

Alternaria: Hongo que afecta las hojas, frutos y tallos se la reconoce porque parece un ojo de pollo. Se recomienda utilizar productos preventivos que son protectores para las hojas que evitan la llegada de la alternaria, hacer una buena poda para dar aireación a la planta, controlar malezas, preocuparse más por la nutrición, recoger los frutos enfermos y enterrarlos. Aplicaciones de fungicidas cúpricos autorizados por las normas orgánicas, asimismo se puede aplicar caldo sulfocálcico, aplicaciones de productos quelatados de rápida absorción a base de calcio, potasio, boro, zinc entre otros.

Nemátodo de las agallas– Meloidogyne incógnita: Este nematodo ataca principalmente las raíces de las plantas la forma de contrarrestarlo es incorporando materia orgánica, Paecylomices lilacinus en dosis de 107 UFC/mm.

Estas han sido algunas de las principales plagas y enfermedades que afectan estos cultivos, aunque no significa que sean las únicas pues existen muchísimas más. Cabe resaltar también que para lugar buenos resultados productivos es prudente eliminar todo tipo de malezas en el terreno para evitar la competencia por los nutrientes del suelo.

Cultivo de la planta de Maracuyá: Detalles 4
Fruto verde de maracuyá

Semillas de maracuyá

Las semillas de maracuyá son pequeñas, negruzcas y se encuentran envueltas en la pulpa de la cual se extrae el jugo de la fruta. Estas semillas constituyen un elemento importante por diversas razones, primeramente, porque de ellas se extrae aceite con excelentes propiedades curativas y segundo porque son parte fundamental en la reproducción del cultivo y la obtención de nuevas variedades.

Recomendado:  Té de Maracuyá: Beneficios y Recetas

¿Cómo germinan las semillas de maracuyá?

Para lograr una buena germinación de estas semillas debemos primeramente extraerlas del interior de la fruta lavarlas y despojarlas de cualquier resto de pulpa que pueda quedarle. Luego podrán ser colocadas directamente en el suelo o en macetas donde luego de 14 días y con una temperatura, iluminación y humedad adecuadas brotarán las nuevas plantas.

Labores culturales para cultivar la planta de maracuyá

El cultivo de esta planta tiene algunas particularidades que nos gustaría compartirte pues quizás en algún momento te puedan ser útiles:

Preparación del suelo

Una vez seleccionado el terreno, si el suelo es arcilloso, se debe arar y rastrear un mes antes del trasplante, para favorecer el desarrollo de las raíces y el drenaje. Si el suelo es suelto se hacen los hoyos de 30 cm de lado y 40 cm de fondo. En el caso de terrenos de selva alta recién «volteados», es muy importante eliminar los troncos, ya que son el hábitat idóneo para las hormigas cortadoras, las cuales atacan también el maracuyá; además, el proceso natural de descomposición de los troncos, puede causar problemas de hongos en la plantación.

Normalmente una pasada de arado y una grada son suficientes, dependiendo de las condiciones del terreno. Se puede aprovechar la grada para incorporar materia orgánica para mejorar la textura y estructura del suelo en cantidades que varían entre 20 y 40 t/ha, de acuerdo con el análisis de suelos

Fertilización

Al inicio del cultivo deben suministrarse abonos orgánicos y posteriormente abonos ricos en fósforo y potasio. El nitrógeno se debe aplicar antes que comience la nueva brotación en la cosecha, el fósforo, en el trasplante, y el potasio igualmente que el nitrógeno.

Riego

El sistema de riego más utilizado es el riego por gravedad; con este método es necesario hacer un anillo de riego de 40 a 50 cm de diámetro alrededor de la planta. El riego por aspersión, pero no es recomendable, pues además de su alto costo aumenta la incidencia de antracnosis y daña la floración.

Conducción de la planta

Consiste en amarrar el tallo, debajo de una hoja de la planta con el extremo de una pita y el otro extremo se amarra al alambre de la espaldera, de esta forma la planta irá creciendo hacia arriba, la que ser revisada periódicamente para que no se caiga, esta pita puede ser sustituida por una rama fina que sirve de tutor

Podas de formación y fructificación

Durante la poda son eliminados todos los brotes laterales, dejándose apenas un tallo único y continuo hasta llegar al primer hilo de alambre. Si el sistema de conducción fuera de dos hilos, son dejados los brotes laterales, que son amarrados lateralmente en sentidos opuestos. El tallo central continúa siendo des brotado, creciendo hasta ultrapasar el hilo de alambre superior, en cerca de 20 cm, cuando es hecho el despunte, de modo que se obtenga dos ramas, que serán amarrados en el alambre, a ambos lados de la planta.

Las ramas laterales y los cordones son periódicamente fijados con alambres, hasta la estaca para favorecer el aparecimiento de brotes laterales. De los cordones salen los brotes laterales, que crecen verticalmente y forman la cortina productiva.

Cosecha

La cosecha consiste en colectar de la planta los frutos amarillos cuando se destinan para el mercado fresco y para la industria se destinan los que se recolectan del suelo. Los frutos alcanzan su madurez entre los 50-60 días después de la antesis (7-8 meses después de la siembra), en este punto alcanza su máximo peso con un rendimiento de jugo del 36%. Este momento se identifica externamente por tomar una coloración verde amarillenta, 20 días después de alcanzar este punto el fruto cae y comienza la senescencia disminuyendo su peso, acidez y azucares totales.

Los rendimientos por hectárea son de 20 ton/ha pudiendo alcanzar hasta las 30, y en términos prácticos una planta puede producir entre 1 y 2 frutos diarios en la temporada de mayor producción.

Bibliografía de Referencia sobre el Cultivo de la Planta de Maracuyá

Atendemos tus dudas